SHARPER: todo el cielo le queda muy chico

SHARPER: todo el cielo le queda muy chico

Luego de vengarse del tordillo May ayer en Las Flores, el gran Sharper volvió malherido a su box. «Pasamos la noche con él, tiene una lesión muy brava arriba y la está peleando, pero es muy brava», nos decía hoy bien temprano, con la voz quebrada, su trainer Guillermo Baglietto. Era el prólogo del final.

Y el notable alazán de tantas hazañas callejeras, que recorrió todos los puntos cardinales del país en un derrotero sin precedentes pues desandó más de 20.000 kilómetros, se durmió este mediodía en la luz de la eternidad.

Traspuso su disco ulterior con la cadera quebrada. Era justo el día de su cumpleaños. Y ganó para salvar su honor, desquitando aquella derrota de San Francisco que fue por lejos lo más comentado durante la temporada 2017 en las redes sociales hípicas del país. Quienes estuvieron el domingo en Santa Fe se llevarán para siempre el privilegio de haberlo disfrutado por última vez.

Fue un fenómeno, del que se hablará en cada penca por generaciones. Y tuvo sus detractores. A ellos cabe recordarles una frase de la notable película El Color Púrpura: «Dios se enfadará contigo si, al pasar por el color púrpura en el campo, no le prestas admiración».

A fuerza de entrega, de talento, de generosidad ilimitada, Sharper enamoró con su aureola el corazón del pueblo burrero, recoveco imposible de conquistar con dinero. Y esa medalla, tan genuina, profunda e indiscutible, le reserva un lugar de privilegio en el cielo de los caballos.

Pablo F. Gallo
Revista TODO A GANADOR

By: Constanza Pulgar – De Turf Un Poco

Compártelo con un amigo

Constanza Pulgar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *