El rol del Comisariato, con Juan Noriega de testigo

El rol del Comisariato, con Juan Noriega de testigo

El jockey cordobés participó como invitado de la capacitación de “Funciones en una Secretaría de Carreras” y sumó su experiencia a los asistentes, que disfrutaron de sus relatos y debatieron sobre la generación de informes sobre una reunión hípica.

En el sexto y penúltimo curso formativo de “Funciones en una Secretaría de Carreras”, que se genera desde la UTTA para profesionalizarse en ese sector en todo el país, se hizo foco en los informes del Comisariato. Y como prólogo del encuentro, los asistentes disfrutaron de la presencia, en forma virtual desde luego, del jockey Juan Carlos Noriega.

Símbolo de la hípica cordobesa, Chupino se inició en las cuadreras a los 13 años y la pasión lo hizo desembarcar en Buenos Aires antes de cumplir la mayoría de edad. Pese a ello, reconoció: “Me gustan las carreras largas. Tuve la suerte de correr a muy buenos cuidadores y caballos, pero solamente logré un Grupo 1 en 1000 metros, con Montañez Tom, que el dueño se lo había ganado en un sorteo”.

Vinculado a las tareas de esta capacitación, Noriega mencionó que se ha ido familiarizando con la interacción. “Me fue ayudando mi hijo y me acostumbré al manejo online de las montas. Se agiliza todo. Es bueno el progreso”, destacó.

Vencedor de tres Carlos Pellegrini y también en el San Jerónimo, la carrera emblema de su provincia, Noriega confesó: “Todos los años trato de ir a los mejores eventos de cada hipódromo, y me gustaría ganar todos los clásicos importantes de cada ciudad hasta que me retire. Y si me tocaría ganar, donaría los premios”. Enseguida, María Alejandra Rodríguez le hizo la invitación para cuando pueda organizarse el Clásico Día del Petróleo, en Rada Tilly, el hipódromo de Chubut con una vista muy peculiar: sierras y mar.

Respecto de los informes, se señaló que “se debe aplicar el reglamento durante y después de las carreras. Todo debe ser volcado en un parte. Se toman las constancias y novedades de cada competencia, y se elevan a la Comisión de Carreras para que durante la semana se evalúen y resuelvan las sanciones y resoluciones a tomar”. Y se citaron ejemplos: “Retirados, cambios de jinetes o caballerizas, competidores que partieron retrasados, jockeys que hicieron el paseo sin estribar, lo cual es antirreglamentario, o presentaron exceso de peso”.

La capacitación con más de 60 asistentes simultáneos promovida por nuestra Unión, liderada por el Secretario General Carlos Felice y con Juan Ignacio Genzano y Reinaldo Molina como moderadores, hizo hincapié también en la necesidad e inmediatez del trabajo, con criterios en común e “interrelacionados para mantenernos informados”, sumó María Ignacia Herrera, desde Azul, ilusionada en que en ese hipódromo se reanude la competencia este mes.

“Ver las tribunas vacías es muy triste. No me puedo imaginar un Nacional, un San Jerónimo o un Carlos Pellegrini sin gente”, completó Noriega, de 46 años, que también se ilusionó con ser parte de una jornada azuleña o villamariense, por ejemplo.

Julián Quinteros, involucrado en la organización de Río Cuarto, describió el formidable fin de semana en ese hipódromo: “Trabajamos duro, con mucha garra, para el remate y las carreras, en una doble jornada fantástica. En lo que respecta al juego, hubo cuatro provincias involucradas en la reunión, por lo que vamos mejorando y creciendo en la medida esperada”.

Prensa y Comunicación
UTTA

By: Constanza Pulgar – De Turf Un Poco

Constanza Pulgar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *